Información importante sobre Cookies:

Cerrar

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la visita a la página y elaborar informes de tendencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra

Política de cookies.
Ministerio de Industria, Comercio y TurismoSecretaría de Estado de Comercio
Buscador

Comercio

  1. Sou a:
  2. COMERÇ
  3. Comerç Exterior
  4. Política comercial
  5. Política Comercial Multilateral

Principales reglas comerciales multilaterales

Contingut de la pàgina
- Introducción.

- El comercio de mercancías: Sistema GATT.

- El Comercio de Servicios.

- Los Derechos de Propiedad.

Introducción.

El sistema multilateral de comercio está regido por una serie de acuerdos negociados y firmados por los países miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que son la mayoría de los que participan en el comercio mundial. Estos acuerdos obligan a los respectivos gobiernos a mantener sus políticas comerciales dentro de los límites convenidos.
 

Además del Acuerdo de creación de la OMC, del Mecanismo de Solución de Diferencias y del Mecanismo de Revisión de Políticas Comerciales, las tres esferas principales del comercio de las que se ocupa la OMC, estableciendo reglas comerciales son:

Los Acuerdos de la OMC en estos ámbitos están inspirados en una serie de Principios simples y fundamentales que constituyen la base del sistema multilateral de comercio. Estos son:

  • El principio de trato de la Nación más favorecida (NMF), que supone que no se pueden establecer discriminaciones en el trato comercial entre los Miembros de la OMC.
  • El principio de trato nacional, que supone otorgar a los Miembros de la OMC el mismo trato que a los nacionales.

    Estos dos principios se recogen en los tres principales Acuerdos de la OMC (GATT , AGCS y ADPIC ), si bien reciben un tratamiento ligeramente diferente en cada uno de ellos. En definitiva, con estos dos principios se pretende garantizar que el sistema multilateral de comercio tenga un carácter no discriminatorio.

  • La reducción progresiva de los obstáculos comerciales, lo que se ha llevado a cabo desde 1946 a través de las distintas rondas de negociaciones.
  • El principio de transparencia y previsibilidad de las reglas comerciales, lo que se consigue entre otros mecanismos a través de la consolidación de los compromisos de apertura de los mercados, la publicación y notificación de las reglas comerciales y el mecanismo de revisión periódica de la política comercial de los Miembros de la OMC.
  • Trato especial y diferenciado para los países en desarrollo, con mayor flexibilidad y tiempo para adaptarse y un tratamiento privilegiado en muchos de las obligaciones multilaterales.

El Comercio de Mercancias: Sistema GATT.

El núcleo principal de las reglas comerciales en materia de mercancías viene dado por el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, en la sigla inglesa) de 1994, que supone una actualización de la versión inicial de 1948. Este acuerdo ha sido posteriormente completado por otros acuerdos, resultado de las distintas rondas de negociación, principalmente la Ronda de Uruguay.

En cuanto al contenido del GATT se distinguen tres partes: principios y disposiciones generales, acuerdos y anexos adicionales y listas de compromisos.

Los principios del GATT son los principios fundamentales de no discriminación ya comentados: Trato de Nación Mas Favorecida (Artículo I GATT) y Trato Nacional (Artículo III), aunque en el propio acuerdo se prevén excepciones, como las excepciones generales y las relativas a la seguridad (Artículos XX y XXI) y las relativas a los Acuerdos Comerciales Regionales (Artículo XXIV) siempre que se cumplan las condiciones previstas en el Acuerdo y en el Entendimiento de aplicación de dicho Artículo acordado en la Ronda de Uruguay.

Las principales reglas comerciales del sistema GATT afectan a las siguientes materias: Agricultura, Textiles y Vestido, Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, Obstáculos Técnicos al Comercio, Medidas en materia de Inversiones relacionadas con el Comercio (MIC), Antidumping, Valoración en Aduana, reglas sobre Inspección Previa a la Expedición, Normas de Origen, Trámites de Licencias de Importación, Subvenciones y Medidas Compensatorias y Salvaguardias.

El Comercio de Servicios.

El Comercio internacional de Servicios se regula a través del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios de la OMC (AGCS, o GATS en su sigla inglesa), negociado en la Ronda de Uruguay del GATT y en vigor desde enero de 1995. Este acuerdo tiene como objetivo la liberalización progresiva del comercio de servicios preservando en todo momento el derecho de regulación de los servicios por los Miembros de la OMC.

El AGCS consagra, en particular, la aplicación con carácter general a los intercambios internacionales de servicios del mencionado principio de trato de la Nación Más Favorecida (Artículo II), que prohibe la discriminación en el trato otorgado a los servicios provinientes de los distintos países firmantes (técnicamente, Miembros de la OMC).

Igualmente, el ACGS establece un marco básico para la liberalización progresiva (la eliminación progresiva de las barreras) del comercio de servicios en los diferentes subsectores, mediante compromisos libremente negociados y contraídos por cada uno de los Miembros, agrupados bajo dos grandes categorías:

  • "acceso al mercado”, es decir, la posibilidad de suministrar servicios a consumidores nacionales por parte de proveedores extranjeros;
  • otorgamiento de “trato nacional”, es decir, un trato no menos favorable a los proveedores de servicios extranjeros que a los nacionales.

El Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios es un acuerdo flexible, que permite que el proceso de liberalización tenga en cuenta el nivel de desarrollo de los distintos Miembros así como los objetivos de las políticas nacionales. Con respecto a los servicios públicos, el acuerdo no contiene ninguna obligación que fuerce a los Miembros a privatizar el suministro de ningún servicio. La inclusión de un número mayor o menor subsectores de servicios en las listas de compromisos, así como el grado de liberalización que se conceda en los subsectores incluidos, responden asimismo decisiones netamente políticas de cada Miembro, sin que el ACGS defina obligación alguna al respecto.

Los Derechos de Propiedad Intelectual y el Comercio.

El acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC, o TRIPS en la sigla inglesa) de la OMC, negociado también en la Ronda Uruguay del GATT, incorporó por primera vez normas sobre la propiedad intelectual en el sistema multilateral de comercio.
Este acuerdo constituye un intento de reducir las diferencias en la manera de proteger esos derechos en los distintos países del mundo y de someterlos a normas internacionales comunes. En él se establecen niveles mínimos de protección que cada gobierno ha de otorgar a la propiedad intelectual de los demás Miembros de la OMC. A tal efecto, el acuerdo sobre los ADPIC parte de las obligaciones dimanantes de los principales acuerdos internacionales de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, existentes antes de la creación de la OMC.

El acuerdo se sustenta sobre los principios de no discriminación (trato nacional y trato de NMF) que rigen los otros dos principales acuerdos de la OMC (GATT y ADPIC). Además, añade un principio adicional: la protección equilibrada, que supone que la protección de la propiedad intelectual debe contribuir a la innovación técnica y a la transferencia de tecnología, deben beneficiarse de ella tanto productores como usuarios y debe aumentar el bienestar económico y social.

El acuerdo ADPIC entró en vigor en enero de 1995, pero se concedían plazos más largos para la puesta en conformidad de las legislaciones nacionales, en función del grado de desarrollo de los países. Así, los países menos adelantados (PMA) aún disponen hasta el 1 de julio de 2013 para la entrada en vigor de su obligación de otorgar protección a los principales derechos de propiedad intelectual, y hasta el año 2016 en el caso de las patentes de productos farmacéuticos.

Uno de los temas relacionados con el ADPIC que ha generado más controversia es precisamente el de su aplicación a los productos farmacéuticos, pues no logró solucionar de un modo satisfactorio la tensión entre el objetivo social a largo plazo de ofrecer incentivos para las invenciones y creaciones futuras (garantizadas por el ADPIC a las empresas farmacéuticas innovadoras) y el objetivo a corto plazo de permitir el uso de las invenciones y creaciones existentes (exigido por los países pobres para ofrecer medicamentos a buen precio a sus ciudadanos).

El problema radicaba en que el mecanismo de flexibilidad que previó el ADPIC no era suficiente. En concreto, la facultad de los gobiernos de expedir “licencias obligatorias” (aquellas que autorizan a fabricar el producto sin contar con el consentimiento del titular de la patente, por razones de emergencia nacional), se limitaba a los supuestos en que el destino principal de los medicamentos era el mercado interior, no garantizándose el acceso a los mismos a los ciudadanos de países pobres sin producción propia que necesitan importar.

La cuestión se resolvió mediante una decisión del Consejo General de la OMC (30 de agosto de 2003) que autoriza la exportación de medicamentos fabricados al amparo de una licencia obligatoria hacia países que no estén en condiciones de fabricarlos. Se trata, sin embargo de una autorización temporal, que solo se convertirá en definitiva cuando al menos el 67% de los Miembros de la OMC hayan aceptado el correspondiente protocolo de enmienda del ADPIC, algo que deberá ocurrir no más tarde del 31 de de diciembre de 2009.

Gobierno de España . Ministerio de Industria, Comercio y Turismo

P. de la Castellana 162, C.P. 28046 Madrid Espanya.

Telèfon 91 258 28 52